Historia de Zaragoza

Quizás por última vez en el siglo XIX y al margen de un mínimo sector de colaboracionistas, los españoles dejarán sus diferencias y se unirán en un único frente contra el enemigo común, idealizando la imagen de un monarca, Fernando VII, que a todos defraudaría a lo largo de su accidentado reinado.
En Aragón, los voluntarios para acabar con el régimen Francés fueron numerosos, reclutando prácticamente a todos los habitantes útiles para la batalla.
A partir de la sublevación de Zaragoza, el 24 de mayo de 1808, va a recaer sobre esta ciudad el esfuerzo bélico durante el primer año de guerra ya que soporta dos asedios. El primero se formaliza el 15 de junio, tras las sucesivas derrotas aragonesas en Tudela, Mallén y Alagón, y dura hasta el 15 de agosto en que los franceses levantan el campo ante las noticias de la derrota de Bailén. El segundo sitio, que se formaliza el 20 de diciembre, viene precedido, al igual que el primero, por la derrota del Ejército de Aragón en Tudela el 25 de noviembre.
Los franceses, aunque han ocupado de forma temporal ciudades como Tarazona, Daroca o Calatayud, todavía no han formalizado su dominio territorial y los aragoneses, fuera de Zaragoza puede decirse que dominan gran parte de Aragón, con sus posiciones de apoyo a la ciudad en Zuera, Leciñena y Alcubierre y el llamado «cordón de Samper», por el sur.
1809 comienza con fuerte presión francesa, no sólo sobre la capital (que capitula el 21 de febrero), sino sobre otros puntos estratégicos: el 4 de enero, Calatayud; el 24 de enero, batalla de Leciñena que obliga a los aragoneses a replegarse sobre la Litera; el 19 de enero, Wattier llega a Samper y Elola se repliega a Alcañiz; el 4 de febrero Mortier entra en Huesca; el 22 de marzo cae Jaca. Entre mayo y junio se producen los intentos de Blake de recuperar Zaragoza y su fracaso se salda con las derrotas sucesivas de María (15 de junio), Belchite (18 de junio) y Alcañiz (19 de junio). El sur está expedito (Teruel cae el 23 de diciembre y Albarracín, el 26). Se abre una nueva fase de la guerra que se caracteriza por: a) una vez ocupada Zaragoza, el dominio francés del territorio se establece sobre las ciudades principales y los ejes estratégicos de movimientos de tropas y abastecimientos: Zaragoza-Jaca (hacia Francia), Mequinenza (hacia Cataluña), Zaragoza-Teruel (hacia Valencia) y b) Los aragoneses reorganizan el ejército en base a la movilidad de las guerrillas que les permite hostigar continuamente a los franceses y conservar amplias zonas del territorio en su poder la mayor parte del tiempo (sobre todo en la zona oriental de Huesca y en el sur de Teruel).
En 1810 destaca la actividad de don Pedro Villacampa con su división, que hostiga al enemigo no sólo en Teruel donde opera habitualmente (Villel,10 de febrero, Teruel, 3 de marzo; Albentosa, 11 de marzo), sino que pasa a la zona de Calatayud (El Frasno, 13 de mayo), volviendo en septiembre nuevamente a Teruel. Entretanto, don Felipe Perena se mantiene en la estratégica línea del Cinca hasta que el 14 de mayo es hecho prisionero en Lérida. Mequinenza cae en manos de los franceses el 8 de junio.
Guerrilleros más o menos independientes operan en torno a Beceite y la zona entre julio y octubre (Bernardo Borrás, Pedro Abián, José Rambla).
En 1811, las divisiones de Durán y El Empecinado atacan Calatayud el 25 de septiembre. En el norte, el vacío de Perena lo ha llenado Mina que en octubre llega desde Cinco Villas al Gállego, ocupando Ayerbe y rompiendo la línea de comunicación entre Huesca y Zaragoza.
En 1812, Villacampa prosigue sus acciones en el Partido de Calatayud (Campillo, 15 de marzo; Ateca, 25 de marzo), continuando en Teruel (Pozondón, 28 de marzo; poco después Monterde) y volviendo a La Almunia (25 de diciembre). El 2 de octubre se recupera Calatayud.
1813 y 1814 son años de ofensiva para los aragoneses que van recuperando las ciudades más importantes, comenzando por la capital, Zaragoza en julio de 1813. Seguirán Daroca (agosto 1813), Mequinenza (febrero 1814), Jaca (febrero 1814), Monzón (febrero 1814), Benasque (abril 1814), etc.
La guerra ha llegado a su fin.

GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

Los Reyes
Católicos